Volver a la página principal

EL MEDIO ACUÁTICO

El medio acuático es el que ocupa mayor extensión (el 71 % de la superficie terrestre) y en el que surgieron las primeras formas de vida.

Entre las características del medio acuático en relación con la vida podríamos citar:

  • Es un medio muy uniforme. El agua presenta pequeñas variaciones de temperatura a lo largo del día y del año. Tampoco existen grandes corrientes y movimientos significativos para la vida, excepto en las aguas superficiales.
  • El agua proporciona un soporte mecánico a los organismos que viven flotando en ella. Así, pueden existir algas (pardas) con más de 100 m de longitud, sin disponer de tejidos leñosos que le sirvan de sostén. El peso de la ballena azul -más de 150 toneladas- es imposible de soportar por un esqueleto óseo fuera de este medio.
    La flotación, además, es la causa de que muchos microorganismos se encuentren en suspensión en el agua
  • El agua absorbe gran cantidad de luz, por lo que la intensidad luminosa desciende fuertemente con la profundidad.
  • El agua ofrece al movimiento de los animales mayor resistencia que el aire, por lo que los seres acuáticos han de gastar más cantidad de energía que los terrestres en su desplazamiento. Este hecho justifica que los seres acuáticos tengan mayor musculatura en proporción al tamaño de su cuerpo que los del medio terrestre.

La mayoría de los animales acuáticos deben respirar por branquias. Algunos poseen pulmones (cetáceos, tortugas...), por lo que han de ascender a la superficie a tomar aire.